ANOARRA - POESIA - HAIKUS - TANKAS - ANOARRA, BLOC DE POESIA

AL AMANECER...


Al amanecer, horas después de mi muerte, 
La luz del sol se extenderá como de costumbre a las siete en punto 
Sobre estos árboles que conozco. 
Todo lo verde estallará, las sombras verde oscuro cederán 
Ante el cruel-benigno e indiferente sol. 
Indiferentes se levantarán los árboles de mi propio jardín, 
Sin llorarme la mañana de mi muerte. 
Igual que siempre, con sus raíces sedientas, 
Los árboles van a descansar en un amanecer sin brisa, 
Ciegos e insensibles, Los árboles que conocí, 
Los que yo cuidaba. 


«Al amanecer…», de Patricia Highsmith 
Traducción de Juan Carlos Villavicencio 
 en El diario de Edith, 1977.

POEMA DE NADAL

 



POEMA DE NADAL

Altra volta un Nadal
em cau de nou a sobre,
sense possibilitat real
d'escapolir-me'n il·lès.
Maldaré doncs a l'aguait
malcurós de mi mateix,
sojornaré dins de casa
envoltat de molta gent
contenta i esvalotada.
Riuré i bromejaré alhora
bromant qual borinot
empatxat de cava
pinyons, rostit i torrons
i brindaré amb tothom
vanament desitjós d'allò
que aquest dia és proclama
com a desig en general:
pau amor i felicitat,
i la salut que no hi falti
que l'endemà és Sant Esteve
i torna la fartanera.
Després en acabar l'any
en sól començar un altre,
però tot continua igual,
i cada més de desembre
ensopego any rera any,
amb la xacra lamentable
de les festes de Nadal.

*

CANTO CIUDADANO


Sus mejillas eran frescas y tiernas
y quizás besadas por primera vez. 
Vistos desde atrás, cuando se dieron vuelta 
para volver al tierno grupo, se veían mayores, 
con abrigos cubriendo sus pantalones ligeros. Su pobreza 
olvida que es el frío invierno. Sus piernas un poco arqueadas 
y los cuellos raídos, como sus hermanos mayores, 
ciudadanos ya desacreditados. Siguen siendo invaluables 
por unos años: y nadie puede humillar 
a los que no pueden ser juzgados. Por mucho que lo hagan 
con tan increíble naturalidad, se van a ofrecer a la vida; 
y la vida a su vez los exige. ¡Están tan listos para ello! 
Devuelven los besos, saboreando la novedad. 
Luego se van, imperturbables como vinieron. 
Pero como aún siguen plenos de confianza en esa vida que los ama, 
hacen promesas sinceras, planean un futuro prometedor 
de abrazos y hasta besos. Si alguna vez se hiciera— 
¿quién haría la revolución si no ellos? Diles: ustedes están listos, 
todos de igual manera, mientras se besan y se abrazan 
ya con el mismo olor en las mejillas. 
Pero su fe en el mundo no va a triunfar. 
Debe seguir siendo descuidada por el mundo.

 «Canto ciudadano», de Pier Paolo Pasolini 

ARA TE'N VAS


       Ara te'n vas filant frases,
       ara puges com el fil d'un globus,  
       més i més amunt,
       a través de branques i fulles,
       fora del meu abast.
       Ara fas el ronso,
       m'estires del camal,
       mentre t'escapes de mi.
       Aquí hi ha el jardí,
       aquí hi ha el camí,
       aquí estic jo al bell mig del camí,
       gronxant pètals de flors marcides,
       mentre tu t'allunyes.
       Ara te n'has anat
       lentament, subtilment,
       per no tornar.

                                        *

                                                            

-

ABRÍ LA VERJA DE HIERRO


      

          Abrí la verja de hierro,
Sentí como chirriaba, tropecé en algún tronco
y miré una ventana encendida, pero la madrugada
devoraba las hojas y tú no estabas allí diciéndome
que el mundo está roto y oxidado. Entré,
subí en silencio las escaleras, abrí otra puerta,
me quité el saco, me senté, me dije estoy sudando,
comencé a golpear mi pobre máquina de hablar,
de roncar y de morir (tú dormías, tú duermes, tú
no sabes
cuánto te amo), me quité la corbata y la camisa,
me puse el alma nueva que me hiciste esta tarde,
seguí tecleando y maldiciendo, amándote 
y mordiéndome
los puños. Y de pronto llegaron hasta mí 
otras voces:
iban cantando cosas imposibles y bellas, iban
encendiendo
la mañana, recordaban besos que se pudrieron
en el río,
labios que destruyó la ausencia. Y yo no quise decir nada
más: no quiero hablar, acaso en el chirrido
de la verja rompí cruelmente el aire de tu sueño.
Qué importa entrar o salir o desnacer. 
Me quito los zapatos
y los lanzo ciego, amorosamente, contra el mundo.

FAYAD JAMÍS



SEÑOR...


                                                                                   
                                                    He sido, tal vez, una rama de árbol, 
                                                    una sombra de pájaro, 
                                                    el reflejo de un río...

Señor,
esta mañana tengo
los párpados frescos como hojas,
las pupilas tan limpias como de agua,
un cristal en la voz como de pájaro,
la piel toda mojada de rocío,
y en las venas,
en vez de sangre,
una dulce corriente vegetal.

Señor,
esta mañana tengo
los párpados iguales que hojas nuevas,
y temblorosa de oros,
abierta y pura como el cielo el alma.

                    *  *  *

Juan L. Ortiz - en El agua y la noche, 
del blog descontexto.blogspot.com

QUAN EL FUTBOL ERA FUTBOL


M’hi portaba el pare
el diumenge a la tarda
després de dinar i la migdiada,
cada quinze dies sens falta.
Pel camí, abans d’entrar
comprava la regalèssia
i uns caramels al Sánchez
tota una institució,
quan la Creu Alta era jove.
Després a la graderia,
en començar el partit,
dempeus els afeccionats
jo veia ben poca cosa,
només tenia vuit anys,
i no era de gaire alçada.
En sabia del perill
per lo fort que la mà,
el pare m’apressava,
o pels crits i els uiuiuis
quan el Centre d’Esports
alguna ocasió creava.
Si feien algun gol
mes que crits, eren ja
auténtics alarits,
i jo també cridava,
tot i que no veia res, només
cames i més cames,
i el fum que m'envoltava
dels puros i els cigarrets.

*

L'HORITZÓ

                       

Rere la línia de l'horitzó
hi habiten les esperances,
els somnis mai realitzats
les terres inexplorades.
Debades intentaràs creuar-la,
mai no ho aconseguiràs,
a mida que t'hi acostis
ella s'anirà allunyant,
fins arribar a una altra riba
semblant a la que has deixat.

Però enmig d'aquest viatge
coneixeràs altres contrades
plens de gent perduda com tu,
a la recerca de tot o res.
Lluitaràs contra l'oratge
envoltat de maltempsades
que acabaràs superant.
En arribar de nou a port
hauràs acumulat experiències
que no et serviran per a res.

Cert és que seràs més vell,
però no per aixó més savi.


                  *
.